Hyungs: el arte de las artes marciales

 Hyungs, formas, katas; son algunos de los nombres utilizados en las artes marciales para reconocer ciertos patrones de movimientos practicados ya sea individualmente o en equipo.

Grand Master Jae C. Shin

Después de que un principiante en el Tang Soo Do aprende y aprehende los movimientos básicos (Soo Ki, Jok Ki, Mahk Ki), el siguiente paso -y personalmente, fundamental- es conocer sus primeras formas. Ya en éstas primeras etapas el practicante empieza a desarrollarse como en lo que a la postre (y con su perseverancia) se convertirá: un artista marcial.

En mi opinión personal, las formas son la expresión mas pura y clara del Tang Soo Do como arte. Mientras con las técnicas de combate a uno, dos o tres pasos y de defensa personal, así como con la misma práctica del combate uno a uno se prepara al individuo para el fin mas primitivo de la parte “marcial”, con las formas (Hyungs) se lleva lo marcial al campo artístico. Al practicarlas, la intención de vencer a un oponente pasa a un segundo grado. En éstas la idea principal es lograr demostrar a través de su ejeción el dominio de su persona misma, a través -por supuesto- de su habilidad física, pero también, y principalmente, de su misma personalidad y expresión personal, así como de un ejercicio de su auto control. De la misma manera en que la ejecución de ciertos movimientos en un órden determinado y bajo una cierta cadencia convierte a un deporte en un arte (como sucede en la gimnasia, el nado sincronizado o el patinaje artístico), lo marcial encuentra en las formas su expresión artística mas pura.

Si bien la reciente masificación de eventos relacionados con las artes marciales, como los altamente televisados campeonatos de la empresa UFC, o incluso las competencias incluídas en las Olimpiadas con Tae Kwon Do como protagonista, han hecho ver a las artes marciales como una actividad meramente deportiva con fines bélicos (o competitivos, a lo menos), es importante que las artes marciales tradicionales -como el Tang Soo Do, claro- continúen siendo punto de referencia y exponentes de ésta parte artística.

Y ésto no debe ser entendido como una mera defensa del arte como una disciplina mas: se habrá de comprender que es precisamente a través de la práctica constante de las formas en que el estudiante podrá, al final del día, perfeccionar su técnica personal que eventualmente podrá ser utilizada para el fin primitivo de las artes marciales, completando así en cierta forma el Taegeuk koreano: ese absoluto que se complementa en dos partes, aparentemente distintas y opuestas: ARTE / MARCIALIDAD.

Taegeuk

Tang Soo!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *