Coopelas…

 

 

No se si me da mas risa que flojera.

Es que es en verdad hilarante esta historia.

Figúrese: usted está tranquilo en su casa, cuando de pronto llega un tipo, le da unas maletas de dinero, pidiéndole su apoyo para un cierto grupo de personas, al mismo tiempo que le dice “O coopelas, o cuellos!” (haciéndo una seña evidente con su mano en el cuello).

Y lo que mas risa da, es que nuestra distinguida clase polí­tica como siempre intenta obtener réditos, no importando que tan ridí­culos sean los argumentos.

😀

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *