¿Y que la verdad… no sea dicha?

Hace 21 dí­as escribí­ acerca del programa de ese engendro llamado “Presidencia Legí­tima”. Y si escribí­ del mismo, fué porque en efecto lo vi en mi televisión (tengo únicamente televisión abierta) al horario anunciado. El programa salió í­ntegro.

 Cual serí­a mi sorpresa, cuando al dí­a siguiente en ciertas “péginas” (es decir, páginas con contenido totalmente pejista), varios se quejaron de que la transmisión del programa fué censurada. Lo que mas extraño me pareció (concediéndoles el beneficio de la duda de que en verdad fué censurado en muchos lugares) es que decí­an que en mi ciudad (Chihuahua capital) la señal también habí­a sido censuarada.

Pensando que tal vez serí­a solo una apreciación de unos cuantos, esperé al siguiente programa  (el del dí­a 16 de enero), y era de esperarse: a la señora que conduce el programa se le llenó la boca diciendo que el programa habí­a sido censurado en varios estados de la república, entre ellos, mi querido Chihuahua.

¿Es esta verdad la que estos señores quieren decir? En efecto, esta es SU verdad. Es esa verdad en la que quieren estar viviendo, para seguir alimentando sus egos, y principalmente el del Sr. López Obrador.

Señores: el programa NO FUÃ?â?° censurado en Chihuahua. Y como prueba estoy yo mismo. A menos, claro, que piensen que el programa fué censurado únicamente en los hogares de los fieles seguidores de su vacilada de gobierno legí­timo. Y si eso es lo que piensan, pues ya sabemos porqué está sucediendo todo esto. Viven en un mundo totalmente alterno, y tienen programada su propia verdad.

Ayer de nuevo me receté el programa (en efecto, dándole .25 puntos mas de rating) í­ntegro, sin observar ninguna distorción. Y como era de esperarse también en esta ocasión, ahora dicen que el programa fué censurado, ahora simplemente distorsionando la señal de video (bastante absurdo no distorsionar mejor el audio, para que no lo oigan).

Es que es algo que antes únicamente veí­amos en el PG, pero que -ahora me doy cuenta- es algo generalizado en todo el grupúsculo alrededor del mismo. Existe una paranoia generalizada, donde piensan que todo mundo les persigue.

De hecho, para quien ha visto objetivamente los programas, se dará cuenta que NO HAY NADA CENSURABLE en ellos. Todo lo dicho ahí­, fuera de las -malas- sátiras  que hacen, es lo que han dicho una y otra vez en varios medios. Pero claro: ellos sienten estar descubriendo el hilo negro, y estar destapando una gran verdad. Está bien. Sí­ganse engañando.

Abur! 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *