Monthly Archives: July 2005

Romero

Hoy, hace 24 años, asesinaron en El Salvador a Oscar A. Romero, arzobispo.

A Romero se le reconocí­a por su valiente defensa de la comunidad de El Salvador, y por sus enfrentamientos con el poder de su entonces.

Se hizo una pelí­cula acerca de su vida como arzobispo, llamada simplemente Romero, donde Raul Julia interpreta magistralmente el personaje de Oscar Romero.

Una extracto de su último sermón, pronunciado el dí­a 23 de marzo de 1980:
“Yo quisiera hacer un llamamiento de manera especial a los hombres del ejército y en concreto a las bases de la Guardia Nacional, de la policí­a, de los cuarteles: hermanos, son de nuestro mismo pueblo, matan a sus mismos hermanos campesinos y ante una orden de matar que dé un hombre debe prevalecer la ley de Dios que dice “No matar”. Ningun soldado está obligado a obedecer una orden contra la ley de Dios. Una ley inmoral, nadie tiene que cumplirla.

Ya es tiempo de que recuperen su conciencia y que obedezcan antes a su conciencia que a la orden del pecado.

La iglesia, defensora de los derechos de Dios, de la dignidad humana, de la persona, no puede quedarse callada ante tanta abominación.

Queremos que el gobierno tome en serio que de nada sirven las reformas si van teñidas con tanta sangre. En nombre de Dios, pues, y en nombre de este sufrido pueblo cuyos lamentos suben hasta el cielo cada dí­a mas tumultuosos, les suplico, les ruego, les ordeno en nombre de Dios; Cese la represión.”

Independientemente de lo que podamos pensar con respecto a los prelados y a la iglesia católica en general, creo que el ejemplo de esta persona es, cuando menos, para estudiarse.

Descanse en paz, Romero.

Cambiando de tema

He decidido poner este tema (hecho por e-corona), en honor a uno de mis paisajes naturales favoritos.

Aun y cuando no se nadar, el mar me parece tan majestuoso y enorme, que no puedo hacer menos que rendirle un homenaje.

Esto me recuerda a la canción del buen David Filio:
—-

El mar de noche me da miedo,
el mar de negra inmensidad.
Por lo profundo guarda sueños
que en cada hora volverán.

El mar de noche me da miedo,
el mar en su ancha oscuridad.
Con todo ese misterio abierto
y el hondo afán por devorar.

El mar de noche me da miedo,
el mar espeso, azúl metal.
Despliegue de feroces velos
prisión de algas y coral.

El mar se fué filtrando lento
hasta que pudo dominar
cada rincón, cada secreto
soy parte ahora de su andar
corriendo tras la luna inquieto
jamas pensando en declinar
me aferro a la canción del viento
y no hay manera de escapar

El mar de noche me da miedo
el mar de negra espuma y sal.
Silente, persuadiendo al viento
llevandome en complicidad.

El mar nocturno me ha marcado
desvelo adentro en su vaivén.
Se que muy pronto naufragado
entre sus olas me veré.

El mar de noche me da miedo
el mar, embrujo sideral.
Con ese afán que solo el viento
en sus entrañas llevará.

—-